sábado, febrero 24

Pan de especias francés (‘pain d’epices’) | El Comidista | Gastronomía

El pan de especias o pain d’epices en francés es un bizcocho denso de miel, aromatizado con diversas especias como canela, cilantro, jengibre o anís estrellado que requiere de un mes de reposo para alcanzar el punto óptimo de consumo. Se pueden encontrar con la misma denominación galletas similares a las de jengibre, las de los característicos hombrecillos (de hecho, lo que significa literalmente gingerbread es pan de jengibre).

Cuentan las lenguas de doble filo que el pan de jengibre o especias actual provendría de China, de donde se extendería en la Edad Media por todo el dominio árabe para acabar su recorrido en Occidente, traído por los europeos tras las Cruzadas. Comercializado en la ciudad de Reims, se acabaría convirtiendo en una especialidad alsaciana -existe incluso un museo del pan de especias en el pueblecito alsaciano de Gertwiller-, aunque también la ciudad borgoñona de Dijon, la de la mostaza, reclama como tradicionalmente propio este bizcochuelo especiado.

Este pan o bizcocho recio lo puedes consumir a palo seco, pero resulta riquísimo con acompañamientos tanto dulces como salados; dulces con confituras y frutas en almíbar, salados sustituyendo el pan en cualquier canapé al que le cuadre un tono dulzón y especiado, o para untables como quesos de diversa índole, patés y foie.

Tiempo: 45330 minutos

Dificultad: Planificarse con antelación para que los sabores del pain d’epices tengan tiempo de madurar antes de presentarlo en tu mesa de Fin de Año y triunfar en toda regla

Ingredientes

Para unas 8-10 porciones

  • 180 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla
  • 250 g de miel
  • 180 g de avellana molida
  • 500 g de harina corriente (o de centeno, si quieres darle un toque primigenio)
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 2 cucharadas de canela molida
  • 1 cucharadita de jengibre seco molido
  • ½ cucharadita de pimienta de Jamaica molida
  • ¼ cucharadita de nuez moscada rallada
  • ¼ cucharadita de clavos de olor molidos
  • 100 g de piel de naranja confitada
  • 4 huevos
Leer más  Israel y Hamás amplían ‘in extremis’ un día más la tregua, hasta la mañana del viernes | Internacional

Para el glaseado

  • 50 g de azúcar glas
  • 50 ml de aguardiente

Instrucciones

1.

Majar en un mortero o triturar en un molinillo las especias que no estén molidas.

2.

Derretir la mantequilla y añadir el azúcar, la miel y las especias. Mezclar bien.

3.

Añadir la avellana molida, la fruta confitada picada y los cuatro huevos; mezclar.

4.

Agregar la levadura química y la harina, tamizándolas juntas a través de un colador. Mezclar bien.

5.

Forrar un molde o bandeja de horno con papel de hornear. Verter la mezcla y alisar la superficie.

6.

Dejar reposar toda la noche a temperatura ambiente, tapado con un plástico.

7.

Al día siguiente, cocer en el tercio inferior del horno precalentado a 175 °C unos 60-70 minutos, con calor arriba y abajo, hasta que esté levado y dorado; probar siempre que esté bien cocido pinchando el centro del bizcocho con una brocheta, que debe salir limpia, sin restos de masa cruda.

8.

Sacar el molde del horno y extraer el pan de especias tirando del papel de horno. Dejar enfriar, mejor sobre una rejilla.

9.

Para el glaseado, poner el azúcar glas en un bol grande con el aguardiente y añadir agua poco a poco, si fuera necesario, hasta obtener una pasta densa, pero suficientemente fluida como para extenderla.

10.

Extender el glaseado con un pincel sobre el pan de especias y dejar secar.

11.

Conservar en una caja metálica como mínimo un mes antes de consumirlo, para que los sabores se asienten y maduren. Feliz Navidad.

Si tienes dudas o quejas sobre nuestras recetas, escríbenos a elcomidista@gmail.com. También puedes seguir a El Comidista en TikTok, Instagram, X, Facebook o Youtube.

Leer más  La UE acelera la aprobación de reformas clave antes de las elecciones europeas | Internacional