jueves, mayo 30

Albóndigas de cordero con crema agria y ensalada de cítricos y col | El Comidista | Gastronomía

Con tanto kebab a las cuatro de la mañana hemos desviado la atención de una elaboración interesantísima con mucho potencial, que también podemos preparar en casa. Tradicionalmente se denomina kebab a una amplia variedad de comidas preparadas en pinchos originaria de Oriente Próximo. Shish kebab (en turco: şiş kebap), significa literalmente “carne asada en un pincho” y su versión en dürüm es solo una de todas las posibilidades que ofrece.

La carne más utilizada suele ser la de cordero, aunque se prepara con casi cualquiera, y tiende a servirse acompañada de una mezcla de vegetales fresca y ligera que levanta la sensación grasa de la carne a la brasa. En estas elaboraciones encontramos algunos elementos comunes que pueden ayudarnos a preparar platos en casa que recuerden a sabores de estas gastronomías.

El uso del perejil y la menta; la potencia de las especias, capitaneada por el ras-el-hanout –una mezcla de canela, comino, cilantro, pimienta, cardamomo, clavo de olor, jengibre y cúrcuma–, y el za’atar –a base de tomillo, orégano, sésamo y sumac–; la presencia de una salsa básica y láctea, con algo de acidez, que aporta cremosidad y neutralidad al plato y una carne bien tostada y jugosa.

Partiendo de estos elementos, pueden hacerse en casa infinidad de elaboraciones ganadoras. Unos churrasquitos de cordero al horno con ensalada de pepino, un bocadillo de pita de esa misma carne con aliño de tahini y menta o un cuscús fresco de cordero. En esta receta la carne toma forma de albóndigas, la salsa lleva crema agria y la ensalada se basa en ingredientes de temporada, manteniendo la acidez y la frescura necesarias.

Instrucciones

1.

Mezclar la carne de cordero y la de cerdo con los dientes de ajo picados, media cebolleta picada, medio manojo de perejil picado muy fino, el ras-al-hanut y media cucharadita de sal. Con las manos untadas en aceite, hacer bolas. Reservar. 

2.

Cortar la col en juliana fina, los cítricos en trozos pequeños y la otra media cebolleta en brunoise. Picar el perejil y mezclar todo con aceite de oliva virgen extra, sal, el zumo de medio limón y un poco de pimienta negra. 

3.

Mezclar la nata con el zumo de medio limón. Dejar reposar media hora hasta que espese y aliñar con sal y pimienta. 

4.

Freír las albóndigas hasta que queden muy doradas. 

5.

Servir sobre una base de crema agria y con un poco de ensalada al lado. Opcional añadir un poco de salsa picante. 

Si tienes dudas o quejas sobre nuestras recetas, escríbenos a elcomidista@gmail.com. También puedes seguir a El Comidista en TikTok, Instagram, X, Facebook o Youtube.